images
Envío 
Gratuito
A partir de 300€ (Península y Baleares)
images
Pago Seguro
Paga de forma fácil y segura
images
Atención 
al cliente
Ofrecemos un servicio personalizado

Demencia con cuerpos de Lewy: Una enfermedad a menudo confundida

Demencia con cuerpos de Lewy: Una enfermedad a menudo confundida

DEMENCIA CON CUERPOS DE LEWY: UNA ENFERMEDAD A MENUDO CONFUNDIDA.




   La demencia con Cuerpos de Lewy es un trastorno neurodegenerativo cuyos signos pueden solaparse con otras enfermedades como párkinson o alzhéimer e incluso confundirse. Debido a esto suele ser una enfermedad infradiagnosticada a pesar de que se trata de la tercera causa de demencia por detrás del mal de Alzheimer y la demencia vascular en personas de edad avanzada.


   Se desconocen las causas que la provocan y tampoco se han identificado factores concretos de riesgo. No se considera tampoco una enfermedad de origen hereditario aunque en este ámbito aún hay poca investigación.


   Esta enfermedad está causada por pequeños depósitos (los llamados cuerpos de Lewy en honor a su descubridor) que se acumulan en el cerebro, formados por determinadas proteínas que se encuentran en las neuronas. Su presencia en el cerebro interrumpe la acción de los mensajeros químicos (neurotransmisores) y esto provoca que se altere la función normal del cerebro. En el caso del alzhéimer los enfermos pierden un neurotrasmisor llamado dopamina y en el caso de la enfermedad de Parkinson pierden otro llamado acetilcolina, los enfermos de demencia con Cuerpos de Lewy pierden ambos neurotrasmisores.




Diagnóstico


   Éste es eminentemente clínico y sólo puede hacerse con certeza post mortem, es decir tras una autopsia, con la demostración de la presencia en la corteza frontal, parietal y temporal y en la sustancia negra, de los citados Cuerpos de Lewy. No obstante, las técnicas de neuroimagen se utilizan para apoyar el diagnóstico, aunque por sí solas no sean diagnósticas. Sirven para descartar otras posibles causas, por ejemplo accidentes cerebrovascualres que serían precursores de otro tipo de demencia (vascular). También desde el punto de vista sintomático existen una serie de criterios diagnósticos clínicos que permiten diferenciar esta enfermedad de otras y se utlizan para el diagnóstico.


   Los pacientes con demencia con Cuerpos de Lewy presentan síntomas conductuales y problemas de memoria y atencionales semejantes a los de la enfermedad de Alzheimer. También, en mayor o menor grado, muestran los síntomas del sistema motor que se observan en el mal de Parkinson. Esto es en parte lo que provoca que a veces su diagnóstico sea difícil o erróneo. Sin embargo, también se pueden observar diferencias con estas enfermedades como por ejemplo que los síntomas mentales del paciente con demencia con Cuerpos de Lewy pueden fluctuar con frecuencia a diferencia de lo que sucede en la enfermedad de Alzheimer cuyos síntomas se manifiestan de forma permanente. Los síntomas motores son más benignos que en la enfermedad de Parkinson. La importancia de un diagnóstico adecuado es obvia pero lo es aún más si se tiene en cuenta que los psicofármacos (neurolépticos) que se utilizan para combatir los delirios en el alzhéimer son contraproducentes en el caso de la demencia con Cuerpos de Lewy ya que agravan los síntomas.




Principales características:



  • Demencia, es decir deterioro cognitivo suficientemente importante como para interferir en actividades cotidianas. Los enfermos de demencia con Cuerpos de Lewy tienen dificultad para resolver problemas y realizar actividades complejas además de afectación de la memoria, atención, funciones ejecutivas y el manejo visuoespacial.

  • Fluctuación, Puede haber variaciones de los síntomas de un momento a otro del día o de un día a otro

  • Alucinaciones visuales generalmente muy estructuradas, es decir ven personas, animales, etc. con bastante detalle y generalmente con connotaciones negativas

  • Parkinsonismo (síntomas similares a los de la enfermedad de Parkinson) Temblor en estado de reposo, rigidez, lentitud de movimientos, marcha arrastrando los pies y con frecuencia inclinado hacia delante y ladeado. Importante riesgo de caídas

  • Trastorno del sueño rem. Escenificación de sueños generalmente de contenido violento. Puede aparecer años antes del inicio de la demencia o del parkinsonismo

  • Sensibilidad a los neurolépticos. Este fármaco se utiliza para tratar las alucinaciones en otras demencias

  • Depresión. Su incidencia es mayor que en la enfermedad de Alzheimer



    A lo largo de años, existe un empeoramiento y en estadíos severos, los enfermos son totalmente dependientes para realizar actividades básicas de la vida diaria. La enfermedad por sí sola no provoca el fallecimiento del paciente, éste se produce por complicaciones como las infecciones respiratorias, lesiones por caídas, etc. Su esperanza de vida es menor que en el caso de la enfermedad de Alzheimer.


   No existe un tratamiento curativo ni que modifique el curso de la enfermedad, pero sí existen tratamientos farmacológicos y no farmacológicos que pueden mejorar la calidad de vida del paciente. Por supuesto conviene la reducción de factores de riesgo del entorno para minimizar el riesgo de caídas y sus consecuencias.




Recomendaciones.



   Con respecto al trato y comunicación con el enfermo sirve lo ya publicado en artículos anteriores para enfermos de alzhéimer u otras demencias. La comunicación no verbal, gestual cargada de afecto positivo, nos va a ayudar a transmitirle confianza. Sí hay que insistir en que es sumamente importante cuando el enfermo padezca una alucinación, no negarla ni discutirla, sólo conseguiríamos alterar su estado de ánimo y empeorar la situación. En estos casos lo que tenemos que hacer es tranquilizarle a la vez que intentamos distraerle con alguna tarea, intentar que focalice su atención en otro objeto y alejarle en la medida de lo posible del entorno dónde se ha producido su alucinación. Mantener al enfermo física y mentalmente activo. Las terapias no farmacológicas son muy recomendables al igual que lo son en otros tipos de demencias. Propiciar un adecuado descanso mediante la aplicación de las pautas de higiene del sueño y extremar las precauciones para evitar caídas eliminando obstáculos en casa como alfombras, adecuar el cuarto de baño, utilizar un calzado adecuado, etc.


   Y por último algo que es extensivo a ésta y otras enfermedades: Vigilar los síntomas de depresión que en edades avanzadas son promotores de demencia y en caso de padecer ya demencia con Cuerpos de Lewy agravarían los síntomas.






Mª José Aguilera Muro.
Psicóloga, especializada en adultos mayores.

Fundadora de nosoloarrugas

Hacer un comentario

* Nombre:
* E-mail: (No se mostrará)
   Sitio web: (Url del sitio con http://)
* Comentario:
Escriba el código: