Envejecimiento activo, autonomía, independencia, calidad de vida, esperanza de vida saludable, envejecimiento exitoso etc, son expresiones que cada vez más, empiezan a formar parte de nuestro lenguaje cotidiano. Su uso revela un cambio de sensibilidad respecto al envejecimiento y lo muestra como un periodo de oportunidades, una experiencia positiva vinculada al ciclo vital.
En España, la población de personas mayores con edad superior a los 65 años se duplicará en el año 2050 y representará el 30% de la población total, llegando a casi 13 millones de personas. Este dato no es ningún secreto. Lo que sí es un misterio todavía es saber cómo la sociedad va a afrontar este reto y cómo va a garantizar las necesidades y expectativas de una población cada vez más mayor y más exigente.
En anteriores publicaciones hemos visto qué son los estereotipos, cuáles son los más habituales acerca del envejecimiento y cuáles son sus consecuencias en las personas mayores. En esta publicación vamos a ver como son tratados los adultos mayores en los medios de comunicación, cuál es la responsabilidad de estos últimos en el mantenimiento de actitudes edadistas y que se puede y se debe hacer para combatirlo.
Los efectos de los estereotipos son diversos y repercuten tanto en la persona mayor, en el grupo de cuidadores, ya sean profesionales o informales como en el conjunto de la sociedad
Las personas mayores han estado y están rodeadas de creencias, prejuicios y estereotipos acerca del envejecimiento que relacionan esta etapa con pérdidas, discapacidad funcional, enfermedades y problemas cognitivos,que muchas veces no tienen que ver con la realidad. Esto crea en la sociedad una imagen negativa de este colectivo e influye también de manera muy negativa en la vivencia psicológica que se hace del proceso de envejecimiento.
Mostrando 40 a 45 de 50 (9 páginas)